UN GRILLO PINTA MURALES EN CÚCUTA

Grillos, mapaches y damas, laborando como hormiguitas por una mejor Cúcuta

Cual grillo tropical; inquieto, saltarín, cansón en su función artística, gestor del Burro Creativo, un rolo de nacimiento hace 34 años, hijo de un santandereano soldador nómada laboral petrolero y una cucuteña, está cumpliendo sus propósitos artísticos desde hace 15 años que llegó a la capital nortesantandereana, cambiando descuidadas paredes que orinan los perros, por murales que embellecen a Cúcuta.

Edison Buitrago, quien artísticamente prefiere le digan El Grillo, por gestión de Mónica Pérez con la Junta de Acción Comunal de la primera etapa de la Urbanización Zulima de Cúcuta, con parte del material que consiguió Aseo Urbano quien además asume el costo de la mano de obra artística, recibió esporádicamente una manito de sus pares culturales Karen (además hermana) y Mapache; laboraron casi dos semanas en un colorido mural de unos 35 metros de largo por tres y medio de altura.

El arte es la mejor forma de demostrar que la materia transforma hasta la sociedad

Los galones de vinilo blanco mas los colores primarios para generar matices y tonalidades, aunado a los aerosoles, convirtieron la lúgubre pared zulimeña en la zona centro oriental de Cúcuta, tras casi medio siglo de diario castigo a la intemperie, en el lienzo donde El Grillo plasmó su obra, con varios ambientes que él no define sino prefiere lo juzgue cada cual al apreciar el mural.

Los contrastantes colores con vivas imágenes geométricas, se rompen armoniosamente con el rostro de una sonriente mujer y su bebé hija adornada en sus coletas, ambas con rasgos latinos, semi enmarcadas en dorados dibujos con partes de hojas o flores, aunque también se parecen al micro y macrocosmo del tipo “mandala” utilizada en el budismo y el hinduismo. Por eso El Grillo prefiere cada cual interprete su arte.

Edison Buitrago, El Grilllo, gestor del Burro Creativo, está cumpliendo sus propósitos artísticos desde hace 15 años que llegó a la capital nortesantandereana, cambiando descuidadas paredes que orinan los perros, por murales que embellecen a Cúcuta.Otra obra coautoría del Grillo Buitrago junto a 130 artistas, con grandes dimensiones, es el mural en el costado occidental del Colegio La Salle, entre Diagonal Santander y calle 6. Además murales en la UFPS. Ambas en la capital nortesantandereana.

Perro entre hombres, ¿o perros todos?

Otra representación humana en el mural de Zulima, corresponde a un alopécico adulto y a su derecha un desparpajado joven ataviado con lentes oscuros, separados por un perro en implorante actitud. El Grillo, literalmente dijo que el motivo y el entorno del perro es para “inspirar colores, llegar con alegría, limpiar, un lugar para la gente; (del perro) que la gente cuide el espacio público, que les  limpien “el popó”.

Costos de cero a un millón de pesos colombianos; educación en zonas marginales.

El Grillo es consiente que el arte no es bien apreciado y por consiguiente mal remunerado; sus murales son fiel reflejo de ello, porque después de acordar precio, el tiempo y valor se quedan cortos; confiesa que “puede valer de cero a un millón de pesos” pero filantrópicamente queda satisfecho por al cariño que la comunidad le profesa y además lo ayudan cuando pueden en sus murales.

No busca, dice que por complicado, el apoyo oficial aunque tiene buen concepto de la Cámara de Comercio. Cree que adelantar compañas educativas en zonas marginales con la niñez y adolescencia, puede generar beneficios a las comunidades para que se empoderen de sus abandonados espacios cercanos.

Riesgos de la contaminación política

“El cáncer de la pintura se llama política, cada cuatro años, con avisos que duran de cuatro a ocho años contaminando”, dice Edison Buitrago. Hace un llamado a la comunidad, para que no permitan se dañen los murales con avisos políticos; pueden coexistir pero respetando el arte y se debe estar pendiente a diario.

Edison  Buitrago, no El Grillo

Se auto define como “sociable, de espíritu emprendedor, volado de genio. Hago el bien, no me gusta que me hagan el mal, Buen hijo y hermano. Soy independiente pero me gusta el colectivo artístico”. Ve como debilidad de las fundaciones, que los políticos las permean.

Tatuaje de Antonella en la cabeza
Edison Buitrago, El Grillo

Padre de Antonella, a quien define como su razón de ser “un amor para toda la vida” tanto que se tatuó el nombre en su cabeza. Confiesa ser mala pareja, y no se visualiza con mas hijos. Los afanes de la vida artística, no le han permitido avanzar mas allá del bachillerato logrado con grandes dificultades. A los cincuenta años sueña estar en una casa de campo, rodeado de naturaleza y animales.

Considera que en Cúcuta, cada cual quiere montar empresa, pero solo. “Vivimos al lado de un país loco. El cucuteño no es regionalista, por eso se está perdiendo la identidad”.

Please follow and like us:

Autor entrada: Rafael Camperos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *