Padres de familia o acudientes no están obligados a pagar útiles inútiles entre otros casos ilegales; multas hasta de $156 millones a instituciones educativas.

No se deje tumbar
No hay que prestarse para negociados de centros educativos (útiles inútiles)

Los padres de familia colombianos o los acudientes de los estudiantes, no están obligados prestarse para negociados en los centros educativos ni caer en exageraciones que afecten la economía de los consumidores colombianos en el rubro de educación.

Concretamente los establecimientos tienen prohibido exigir y por ende los padres de familia o acudientes no están obligados a:

  1. Adquirir prendas exclusivas o de marcas definidas para los uniformes de sus hijos.
  2. Adquirir útiles escolares de marcas o proveedores definidos por el establecimiento educativo.
  3. Adquirir los textos en un establecimiento específico.
  4. Adquirir al inicio del año la totalidad de los útiles escolares que se incluyen en la lista. Estos se pueden conseguir en la medida en que sean requeridos en las actividades escolares.
  5. Entregar al colegio los útiles o textos para que sean administrados por el establecimiento.

Además, el listado de materiales educativos, compuesto por útiles, uniformes y textos, debe entregarse a las familias en el momento de la matrícula, previa aprobación del Consejo Directivo del colegio, en el que están representados padres, estudiantes y exalumnos.

Dichas disposiciones están vigentes desde el 7 de enero de 2016, detalladas en la Circular 01 del Ministerio de Educación, que puede ser consultada en https://www.mineducacion.gov.co/1759/articles-219219_recurso_1.pdf

Las Secretarías de Educación certificadas tienen competencia para revisar las listas, cuando las familias sientan la obligación de entregar materiales al colegio, deban comprarlos a un proveedor o marca específica o incluyan elementos que el colegio no pueda sustentar que son para el uso educativo de los estudiantes.

Si encuentran mérito, pueden iniciar investigaciones, que, dado el caso, desembocan en sanciones que van desde una amonestación, pasando por multas de entre 39 y 156 millones de pesos, hasta el cierre del establecimiento educativo.

En Cúcuta se recibirán las quejas e iniciarán trámites, en las oficinas de la Liga de Consumidores de Cúcuta, avenida 6 #11-36 oficina 305.

 

Please follow and like us:

Autor entrada: Rafael Camperos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *