Las siete palabras del consumidor de bienes y servicios

Violación a derechos consumidor
Vulneración a los derechos de los consumidores

No solo en semana santa, debe primar el sano equilibrio entre el trío Productores-Proveedores (o expendedores) Consumidores, buscando el respeto y consideración que todo ser humano se merece, y que podamos sentirnos como en el Gólgota cuando Jesús nos dice Hoy estarás conmigo en el Paraíso en una clara alusión a la necesidad de realizar negocios honrados y honestos, entregando excelentes productos y servicios que de por sí solos hablen a su favor, sin necesidad de invertir en costosas campañas de publicitarias engañosa, porque Superindustria/Sic les puede imponer multas como ya ocurrió en diez meses del 2018 que ascendieron a $16.087 millones.

Lista de sanciones Sic
Sanciones de Superindustria de Colombia por violación derechos a consumidores de bienes y servicios.

Publicación de https://www.asuntoslegales.com.co/actualidad/alkosto-y-exito-empresas-con-mas-sanciones-de-la-sic-por-temas-del-consumidor-2800811

En igual orden de ideas de protección al consumidor, en febrero 2019 Superservicios ordenó a catorce empresas de servicios públicos, devolverle a dos millones setecientos mil usuarios, casi $16.000 millones de pesos, por aplicar mal las tarifas de acueducto.

Si bien la Sic y Superservicios no son la madre de los consumidores de bienes y servicios de Colombia, con las sanciones impuestas bien se les podría decir Madre ahí tienes a tu hijo; hijo ahí tienes a tu madre” al constituirse como progenitoras, cumpliendo la función estatal de control y protección, cuando han sido vulnerados los consumidores en sus derechos pese a la diaria campaña educativa y formativa  en el Boletín del Consumidor que produce la Confederación Colombiana de Consumidores para todos los canales públicos y privados de televisión de Colombia en la defensa de los intereses como comprador de un bien o servicio. Allí se direcciona entre otras publicaciones de interés, el asesoramiento y representación que por ley cumplen las Ligas y Asociales de Consumidores, como la de Cúcuta en la avenida 6 # 11-36 oficina 305.

A dicha sede acuden desesperados los consumidores casi que exclamando Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?, quienes en el primer trimestre del 2019 recibieron 187 asesorías tasadas por los usuarios en mas de $400 millones, siendo en mayor número los de los servicios públicos (igual ocurre en toda Colombia) con 97 casos por valor superior a $52 millones; aunque cuantitativamente en dinero el sector campeón en lo corrido de este año corresponde a valorizaciones (mas de $161 millones) por reclamos ante el Igac.

Iniciado el calvario del consumidor, exclamaría al unísono con Jesús Tengo Sed  no solo por el servicio de acueducto que opera por concesión a 20 años Aguas Kpital Cúcuta, a quienes les reclaman por el indiscriminado cambio de medidores y ellos se defienden indicando que así lo contempla la ley el contrato 030/2005. Igual reclamo por los cambios de medidores afecta a Centrales Eléctricas de NdS, a quienes recientemente en el Concejo de Cúcuta durante una sesión de control social especial, una usuaria denunció indicando le manipularon el medidor echándole fuego y golpeándolo.

Como está consagrado en la Constitución de Colombia y el Estatuto del Consumidor, se debe respetar el debido proceso y las empresas o proveedores deben responder máximo en quince días los requerimientos que se les hagan; además la ley de servicios públicos, 142/94, les prohíbe ejercer posición dominante, aunque por lo denunciado, los operarios abusan con acciones de posición humillante.

Si bien la respuesta inicial puede ser contraria al reclamante, no Todo esta consumado porque queda el recurso de reposición y apelación cuando se trata de servicios públicos o denuncia a la Superindustria/Sic. También ante Superfinanciera (previo trámite con el Defensor del Consumidor Financiero) tratándose del sector bancario, corporaciones de ahorro y crédito; Supertransporte por transporte, carga o encomiendas; Aerocivil si se trata de pasajes aéreos. No podemos dejar pasar por alto el gran problema de la salud en Colombia, porque las IPS o EPS hasta desconocen tutelas, incurren en desacatos y sigue rampante el paseo de la muerte, quedándose cortas las acciones del Ministerio de Salud y Protección Social.

Finalmente, casi que literal, el gran problema mundial del cambio climático, por falta de políticas públicas y compromisos estatales como el presidente de Estados Unidos que desconoce tal fenómeno: la humanidad está a dos grados centígrados de la gran hecatombe en el planeta tierra ante la continua subida de la temperatura e inminente deshielo de los glaciares polares, y ahí sí solo quedaría exclamar En tus manos encomiendo mi espíritu. Paralelamente el gran problema de los plásticos que invaden los océanos, tiene una pizca de corrección al estarse incentivando el no uso de bolsas plásticas para empacar las compras; pero se ven absurdos como pelar frutas y verduras para envolverlas con plástico en los supermercados y almacenes de cadena.

COLOFÓN

La resurrección para el bolsillo de los consumidores, además de reclamar, es recorrer siempre los mercados, cadenas, centrales de abastos y supermercados, buscando calidad y precio, equilibrio en los cobros financieros, etc, como paliativo a la crisis social de la región.

En esta semana santa 2019, al verificar personal de la Liga Cúcuta precios de carnes y pescados, se confirma que la mejor calidad, higiene y precios sigue siendo en los supermercados y almacenes de cadena, donde por ejemplo se consiguen kilos de  pescado mojarra a $8.000, Pollo entero $8.200, carne de res desde $10.000, cerdo (pernil) a $14.000.

El purgatorio e infierno de la región sigue siendo la carencia de industria, inversión social a la histórica desatención estatal reflejada en falta de infraestructura,  así como desarrollo sustentable; sin paliativos a la vista para combatir la informalidad laboral superior al 70% y desempleo del 17,7% (Colombia 11%) reflejada en altos índices de delincuencia, asesinatos; los dolores de invasiones con casuchas y ranchos en la periferia, incrementado desde haca casi tres años tras el cierre de frontera ordenado por el gobierno venezolano, generando miles de migrantes a territorio colombiano o transitando por él huyéndole a sus problemas sociales, políticos y económicos; migrantes que en gran parte deambulan en Cúcuta Metropolitana o atiborran los centros de salud y hospitales; además agravaron la delincuencia, muertes, prostitución e incrementos preocupantes de sarampión, enfermedades de transmisión sexual y disparo de casos de VIH y Sida, con mil millonarios y crecientes costos a hospitales y clínicas que cada día se ven mas afectados.

Please follow and like us:

Autor entrada: Rafael Camperos Higuera

Rafael Camperos Higuera, comunicador social en función periodística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *